El espacio en la arquitectura


Es importante hablar del espacio en la arquitectura,estaba escribiendo algo sobre el espacio y decidí escribir algo en éste blog.
El espacio es todo aquello que nos "envuelve" y en la que están contenidos todos los objetos a diferencia de otras artes como la pintura o la ecultura a la que nosotros las "envolvemos".El espacio arquitectónico es todo aquello de lo que participamos en nuestra diaria vivencia sea trabajando,descansando o divirtiendonos,estamos dentro de él por lo tanto somos partícipes de él.Siempre veía el techo de mi cuarto y me preguntaba para que lo hacía,era una manera inconsciente de estar contenido dentro del espacio y cómo me atraía su sensación que en mí poseía.Es una forma de analizar el espacio y ver sus convergencias y divergencias.El espacio por lo tanto,nos conduce a ese estado de "vientre materno" en donde nos sentimos placidamente cómodos y protegidos,si cabe el termino,no sólo por las inclemencias del tiempo sino tambiém en el sentido psicológico del termino.Muchas veces voy por la calle paseando y descubro que no tengo ese espacio de protección,será porque estoy en el exterior sin "limites",cómo si lo tiene una casa por ejemplo,entonces busco algo que me contenga,cosa que logro cuando estoy al lado de una vitrina o una simple pared,será pues que nuestros mecánismos de auto-protección se activan de manera inconsciente y nos remitimos a lo más inmediato.Luego busco puntos de referencia cómo edificios(vivo en una zona "vertical" refiriendome a zona de edificios),identifíco lugares conocídos cómo centros comerciales o lugares públicos,entonces me "ubico" estoy en mi espacio y me siento más cómodo,una vez que estoy dentro de uno de estos espacios estoy "a salvo".Los espacios o espacio han salvado una vez más mi sensación de aquella vorágine que es la ciudad;ruidos excesivos,gente que le gusta sacar ventaja del otro,y muchas otras cosas que se dan en la calle.Es por ello que es recomendable crear espacios agradables no sólo para consumirlos sino también para sentirnos cómodos y gratos en algun lugar que al menos nos "protege" de las inclemencias lamentablemente hechas por el hombre.